Bonampak & Yaxchilán


Zona Arqueólogica de Bonampak

Ubicada en el corazón de la Selva Lacandona, se encuentran las ruinas de Bonampak cuyo apogeo ocurrió durante el gobierno de Jaguar-Ojo Anudado y cuyo mandato inicio en el 776 d. C., quedando plasmado en las estelas y pinturas murales que aún hoy se conservan. Sobre la acrópolis, que sigue los desniveles del terreno, se construyó el edificio de las pinturas, el cual se compone de tres cámaras. En la primera se muestra la ceremonia de presentación, por parte de la familia gobernante del heredero al trono y el avituallamiento del señor por varios servidores. En el mismo cuarto se encuentra la llamada "escena de la procesión de los músicos".
Los murales nunca fueron terminados y después de pintarlos, el sitio fue abandonado por razones aún desconocidas.

Con más de cuatro mil hectáreas de extensión, sólo dos construcciones de esta ciudad han sido exploradas: la Gran Plaza y la Acrópolis. Bonampak, que en lengua maya significa “muros pintados”, se encuentra rodeada por vegetación selvática propia del sureste mexicano. Además de importantes tesoros arqueológicos, este sitio es hogar de especies animales como osos hormigueros, monos araña y aullador, venados temazates, tapires, leoncillos y hasta sagrados jaguares.

Aún falta mucho por descubrir sobre Bonampak, y sus murales guardan todavía varios secretos que en un futuro cercano serán revelados para fascinación de muchos.


Zona Arqueológica de Yaxchilán

Conocido por su gran número de estructuras arquitectónicas e inscripciones, Yaxchilán se localiza sobre el borde del río Usumacinta. Esta urbe ancestral perdida en la jungla cuenta en varias de sus construcciones con dinteles que narran la historia dinástica de la ciudad.
En la escalera hay jeroglíficos con escenas de Pájaro Jaguar IV jugando la pelota. En los dinteles se asienta la escultura decapitada de Pájaro Jaguar IV. Una leyenda lacandona advierte que, cuando la cabeza de Pájaro Jaguar vuelva a su sitio, el mundo será devastado por los jaguares celestes.

La barrera natural formada por el Usumacinta protegió a la ciudad de la invasión extranjera. Sin embargo, durante la temporada anual de lluvias, Yaxchilán se convertía en una isla por la creciente del río. Es por esto que construir una forma de pasar por sobre el río durante todo el año se convirtió en una absoluta necesidad para poder tener comunicación durante todo el año.

La emoción acompaña el ascenso por la escalinata que comunica la Plaza con la Gran Acrópolis. La belleza de la Zona Arqueológica de Yachilán, que en maya significa “Piedras Verdes“, se percibe en las plazas, altares, escalinatas, así como en las estelas, esculturas y dinteles que dan cuenta de su desarrollo con el relato de episodios de hazañas de sus gobernantes, ceremonias, rituales y de la vida cotidiana, que quedaron registrados en diversas series de jeroglíficos.










Reserva ahora:

Salida
Tipo de Servicio
Adultos
Menores (2-11)


Ubicacion del Destino




© 2001 |
Todos los Derechos Reservados


CONTACTANOS

+52 (967)631 4794
reservas@jalapeno.tours
   
Formas de pago



INICIO | NOSOTROS | CONTACTANOS